Yatay

enero 1, 2001

Orden: Arecales
Familia: Arecaceae
Subfamilia: Arecoideae
Nombre científico: Butia yatay (Mart.) Becc., 1916

Descripción.
Los palmares de yatay constituyen una de las formaciones vegetales estéticamente más atractivas, los ejemplares con dos o más siglos de edad se observan con su tronco de 50 cm de dm, erguidos,estilizados, rematados con una copa erizada de color verde ceniciento. Es una palmera sumamente longeva, de hasta 12 m de altura.

Hojas.
Pinnadas, con 140 hojuelas, de color verde ligeramente azulado, de hasta 2 m de largo al cabo de un pecíolo de 60 cm, subleñoso y dotado de espinas.

Flores.
Las flores forman inflorescencias de color amarillo, unisexuales sobre una gran y vistosa inforescencia tipo espádice de 1,5 a 2 m de largo, protegida por una espata leñosa y acanalada.

Frutos.
El fruto aparece arracimado; es aovado, apicado, de color anaranjado y entre 5 y 3 cm de diámetros, protegido en la base por brácteas que cubren un tercio de su superficie. Comestibles, atraen a numerosas aves.

Hábitat.
Prefiere suelos bien drenados, ligeramente alcalinos o neutros, y mucho sol. Requiere bastante humedad en época de crecimiento, pero en invierno tolera bien la sequía y el frío, soportando temperaturas de varios grados bajo cero, lo que la hacen una de las palmeras mejor adaptadas a climas continentales. Tolera bien el viento

Distribución.
Nativa del sur de Brasil, Uruguay y el noreste argentino, formaba grandes palmares en su región de origen, muchos de los cuales han desaparecido por la deforestación de tierras para el cultivo. El mayor que se conserva es el Parque Nacional El Palmar, ubicado en la provincia argentina de Entre Ríos, donde ocupa más de 8.500 hectáreas.

Usos.
Se planta hoy como ornamental, y se ha introducido a ese efecto en otras regiones subtropicales del mundo. Es uno de los mejores ejemplos para evaluar la trascendencia ecoturística de una especie vegetal, desde el Parque Nacional El Palmar que se ha convertido en uno de los paisajes más típicos de Entre Ríos. Tiene, además, usos medicinales y culinarios, deliciosos dulces y licores se preparan con sus frutos maduros.