Nutria criolla o Coipo

enero 1, 2001

Clase: Mamíferos
Orden: Rodentia
Familia: Myocastoridae
Nombre científico: Myocastor coypus (Molina, 1782)

Descripción.
La longitud total de su cuerpo y cola oscila entre los 60 y 80 cm. de largo. Puede llegar a pesar hasta 9 kg. La cabeza tiene forma casi triangular, orejas y ojos pequeños. El pelaje es de color pardo más oscuro en el dorso, y un poco más claro a ventral, en los laterales y la cara; narinas oscuras rodeadas de pelaje coloración blanquecina. La cola es escamosa, no tiene pelos. Característico de estos roedores, son sus enormes incisivos color naranja. Es una especie muy representativa de los humedales de nuestro país ya que habita arroyos, esteros, lagunas, tajamares con vegetación acuática y se los suele ver en el monte en las cercanías de estos cuerpos de agua. Construyen galerías sobre las barrancas un poco más elevadas que el nivel del agua. También construyen plataformas flotantes de palos y troncos y que utilizan para dormir y comer. Está muy adaptado para la vida en el agua, siendo un excelente nadador y buceador; para esto posee membranas interdigitales en las patas traseras que unen los dedos funcionando como una paleta o remo durante la natación. Tiene actividad principalmente nocturna, aunque se lo suele ver de día. Se alimentan de raíces, plantas acuáticas y pastos de bañados. Tienen hasta tres camadas por año, y de alrededor de cinco crías por vez. En nuestro país habitan dos subespecies, siendo Myocastor coypus bonariensis la que habita nuestra región.

Distribución.
Bolivia, Uruguay, Paraguay, Chile, Brasil, Argentina. En nuestro país habita las cuencas de los ríos Paraguay, Paraná, Uruguay, río de La Plata, y los sistemas lagunares pampeanos. Amplia distribución en Entre Ríos.

Estado de conservación.
A nivel mundial está categorizada como especie de “Menor Preocupación” (LC= Least Concern), lo que implica que su estado poblacional y de conservación fue evaluado y no puede ser incluida en ninguna de las demás categorías. Las especies abundantes y que tienen amplia distribución son incluidas dentro de esta categoría. Es importante tener cuenta que esta evaluación fue hecha en 1996, por tanto es necesario hacer una actualización para tener conocimiento del estado actual. En nuestro país ha sido un importante recurso desde hace años, tanto para comunidades nativas que utilizaban su carne como alimento y su cuero para la vestimenta, como en tiempos posteriores y hasta la actualidad debido a su alto valor peletero. Actualmente existe un programa a nivel nacional, denominado “Proyecto Nutria”, que tiene como objetivos generar información bioecológica, evaluar el estado del hábitat y de las poblaciones más importantes de nuestro país, y establecer pautas y recomendaciones para el manejo sustentable de la especie.