Timbó

enero 1, 2001

Orden: Fabales
Familia: Fabaceae
Subfamilia: Mimosoideae
Nombre científico: Enterolobium contortisiliquum (Vell.) Morong, 1893

Descripción.
Es un árbol de majestuoso porte y gran tamaño, alcanzando los 30 m de altura y un diámetro de 2 m en el fuste, aunque se han registrado ejemplares de más del triple de este diámetro. Es bastante heliófilo, por lo que los ejemplares que crecen en asociación o en entornos selváticos tienden a poseer un fuste recto, mientras que los ejemplares solitarios suelen ser tortuosos. La copa es ancha y de forma hemisférica. Está recubierto de corteza cenicienta, lisa en los juveniles y agrietada en los adultos, con lenticelas transversales.

Hojas.
Compuestas, bipinnadas, alternas, glabras o apenas pubescentes. Cada pinna alcanza 1 dm de longitud y contiene entre 8 y 23 pares de folíolos opuestos, de color verde oscuro por el haz y grisáceo por el envés, lanceolado-asimétricos, mucronados. Es caducifolio tardío.

Flores.
Florece a mediados de primavera, formando inflorescencias en capítulo pedunculado, axilares o apicales, de forma globosa, con entre 10 y 20 flores hermafroditas de pequeño tamaño. Son pediceladas, de color blanco o ligeramente verdoso, con la corola tubular al cabo de un cáliz gamosépalo. El ovario es multilocular; el estigma pequeño, y los estambres protuberantes y monadelfos.

Fruto.
Es una legumbre subleñosa, de superficie lisa y de color pardo oscuro cuando madura; de forma circular incompleta, a su aspecto debe el nombre de “oreja de negro”. Alcanza los 5 cm de diámetro por 1 o 1,5 de espesor. Presenta el mesocarpio subcarnoso y el endocarpio septado. En su interior se encuentra una doble hilera de 5 a 7 semillas, de forma oval, lisas, con el tegumento muy resistente, de unos 10 x 6 mm. El fruto, capaz de flotar, ayuda a la diseminación por hidrocoria.

Hábitat.
Prefiere suelos húmedos, neutros, y requiere abundante sol. Es de crecimiento rápido. Se lo encuentra en las selvas en galería de la cuenca del río Paraná y de la Plata.

Distribución.
Es un árbol natural de las regiones tropicales y subtropicales de América del Sur, de majestuoso porte. Se encuentra desde el sur de Brasil y el noroccidente uruguayo hasta Bolivia y la precordillera. Se lo encuentra también en la selva misionera, en la región chaqueña y en la selva de yungas en su región oriental.

Usos.
El timbó se aprecia por su valor ornamental y por la sombra de su ancha copa, que lo hace apto para espacios verdes de gran tamaño y parterres de avenidas. La madera del timbó es liviana y resistente al agua gracias a su resina, por lo que la etnia wichi lo utilizaba para elaborar canoas ahuecando su tronco. El duramen es de color castaño-rosáceo, con la albura amarillenta. Se emplea para aberturas, mobiliario de exteriores, parquet y carpintería de obra y naval.
El fruto y la corteza del timbó son ricos en saponinas, por lo que los pilagá los empleaban como jabón. La corteza contiene además entre un 13 y un 22% de taninos, dándosele aplicación en la curtiembre del cuero.