Mburucuyá

enero 1, 2001

Orden: Malpighiales
Familia: Passifloraceae
Nombre científico: Passiflora caerulea L., 1753

Descripción.
Es una enredadera leñosa capaz de ascender a 15–20 m de altura, sobre árboles disponibles como soporte.

Hojas.
Tiene hojas alternas, palmadas, cinco lobuladas como una mano abierta (a veces varía desde tres a siete lóbulos), 10–18 cm de long. y ancho. La base de cada hoja tiene un zarcillo flagelado girante de 5–10 cm de long., que le permite ir asiéndose de la vegetación soportante

Flores.
La flor es compleja, fragante, de cerca de 1 dm de diámetro, con cinco sépalos y pétalos similares en apariencia, blancuzcos, sobremontados por una corola de filamentos azules o violáceos, luego 5 estambres verde amarillentos, 3 estigmas purpúreos. En clima tropical florece todo el año

Frutos.
El fruto es una drupa oval naranjo amarillento de 6 cm de long. por 4 cm de diámetro, conteniendo numerosas semillas; comidas y desparramadas por mamíferos y aves.

Hábitat.
Crecen mejor en suelo rico, bien drenado, a semi-sombra. Trepa por medio de sus zarcillos simples, llegando a formar masas enmarañadas. De crecimiento muy rápido. Es dura resistiendo heladas, es la especie más rústica del género. Las heladas severas matan la parte aérea, pero se regenera produciendo brotes desde la base.

Distribución.
Es una especie botánica de trepadora nativa del sur de Sudamérica: Perú, Uruguay, Brasil, Argentina.

Usos.
Es popular en jardinería debido a sus bellas y aromáticas flores. Mundialmente cultivada. Aunque el fruto es comestible, es algo insípido al consumirse crudo. Un té se hace de la flor y se dice que alivia el estrés y la ansiedad.

Simbología.
Su nombre más conocido, mburucuyá, deriva de la lengua guaraní; debe su nombre castellano, pasionaria, a la simbología cristiana: la inusual forma de las flores ha sido motivo de asociación con la Pasión de Jesús: sus tres estigmas florales representan los tres clavos usados para clavar a Jesús en la Cruz; el ovario y su base representa el Cáliz de la Última Cena; las cinco anteras representan las cinco heridas; la corola representa la Santa Corona, los diez pétalos (en realidad son cinco pétalos y el resto son sépalos) los apóstoles (salvo Judas Iscariote el traidor y Pedro el negador); las viejas hojas también representan las manos de aquellos que lo persiguieron, y los zarcillos los
látigos con los que lo azotaron.