La “Niña” y el “Hambre” de Proteínas en las Abejas     

IMPRIMIR

Hasta hace aproximadamente mes y medio atrás, los apicultores tenían sobradas razones para festejar una campaña 21/22 excelente, ya que habían cosechado al menos entre 30/35 Kg por colonia, y antes de fin de año. A partir de diciembre se notó una disminución importante de la entrada de néctar y polen, además las colonias entraron en un estado de “stress calórico”, pocas veces observado con una disminución importante en la cantidad y el tamaño de las abejas por colonia; ¡la sequía reinante cobro más víctimas que el número de reposición!
Este panorama se extiende a estos días con más temperaturas extremas y nulas precipitaciones con lo cual complica aún más el “forrajeo” que pudiera hacer la abeja donde prácticamente se han deteriorado y llegado a un fuerte stress, las especies que la abeja pudiera visitar, incluso la reina de las forrajeras: la alfalfa
Para esta época del año la colmena comienza a aumentar su población natural, a través de un ritmo mayor de postura de la reina, para tener más abejas para el “forrajeo” del otoño y abejas jóvenes que transiten el próximo invierno; la repoblación de abejas encuentra a la colonia sin un ingrediente fundamental para elaborar el alimento de las larvas: ¡El Polen! Este importantísimo elemento no lo está suministrando la flora donde estén asentados los colmenares por las razones comentadas. Amerita recordar y advertir también, sobre la necesidad de agua cercana a los apiarios (no más de 300 m) donde “las aguateras” recojan agua para mantener la temperatura e hidratación de la colonia, sus larvas y mantener la fábrica de alimento para la colonia; en la UDA local se ha contabilizado un consumo de hasta 1,5 Lt. de agua por día para unas 20 colonias.-
Como nunca antes se ha dado este panorama de sequia y que según los pronósticos puede extenderse hasta marzo, con pulsos de humedad pero que como siempre se dice si llueve…”no llueve pasto” y las especies tardaran en reponerse y brindar las flores y el tan ansiado polen y néctar; así la situación de las colonias puede empeorar rápidamente si no se las interviene con aportes suplementarios de proteína, ya que en general las cámaras de cría observadas (si el apicultor no las cosecho), tienen suficiente reservas de miel para que junto con la proteína, alimentar las crías y así repoblar las colmenas.-
La UDA apícola Cerrito ha realizado experiencias ya comentadas sobre la Suplementación con tortas proteicas concentradas obteniendo consumos más que satisfactorios en el arranque de la primavera muchas veces errática en cuanto al clima que impacta (por exceso o por defecto) sobre las especies que la abeja pudiera forrajear; la situación actual no deja dudas sobre el beneficio de una Suplementación proteica para contrarrestar el déficit proteico de las colmenas. No se menciona en tema Varroa para ser mas explicito en el objetivo del texto, pero es de alta importancia el chequeo y control de este parasito.

P/Of. Tc. Cerrito
Ing. Agr. Roberto E. Ludi

enero 13, 2022